viernes, 13 de abril de 2018

[Sugerencias] "Quiero leer Las crónicas de Narnia pero, ¿por dónde empiezo?"

Empezar a leer Las crónicas de Narnia siempre trae un ligero dolor de cabeza, por varias razones. El primero (y al que me voy a dedicar en esta entrada) es el orden en que debe o puede leerse. Creo recordar haber leído que C. S. Lewis no aconsejó ningún orden en particular, pero si uno necesita seguir una lista, no queda otra que consultar en Wikipedia, en Goodreads, otro blog o el cuadrito de la humilde servidora que les habla. O les escribe, como sea… La segunda cuestión es conseguir los libros en físico (en este punto quienes tienen Kindle se aburren, pero aún quedamos los amantes del papel). En mi caso particular, querer comprar la saga en su totalidad fue un caos. En cada librería tenían un título diferente y una edición diferente y ninguna contaba con stock de la saga completa. Es decir, hay que ir comprando de a poquito. Tardé, sin exagerar, cuatro años en encontrar todos los libros a buen precio, por no querer usar Mercado Libre. Así y todo, las ediciones son diferentes y me afectan los ojos porque la publicada por un diario/periódico de mi país es más estrecha y bajita.

  

Acá dejo el orden cronológico, el orden de publicación (es decir, el original) y el lío que hice por no tener los libros en su debido tiempo ¿Cuál es la diferencia entre uno y otro? ¿Afecta la comprensión? Paso a contestar todas esas dudas que tuve en un momento después de este cuadro.

Orden cronológico
Orden de publicación
Mi (des)orden
El sobrino del mago
El león, la bruja y el ropero (1950)
El león, la bruja y el ropero
El león, la bruja y el ropero
El príncipe Caspian (1951)
El caballo y el muchacho
El caballo y el muchacho
La travesía del Viajero del Alba (1952)
El príncipe Caspian
El príncipe Caspian
La silla de plata (1953)
El sobrino del mago
La travesía del Viajero del Alba
El caballo y el muchacho (1954)
La travesía del Viajero del Alba
La silla de plata
El sobrino del mago (1955)
La silla de plata
La última batalla
La última batalla (1956)
La última batalla

Bien, el orden de publicación (columna del medio) es muy diferente al cronológico (columna izquierda). Lo habrán notado. C. S Lewis le dio un origen a su mundo, pero lo publicó mucho después. Ese “origen” está en El sobrino del mago y por eso se ubica primero en el orden cronológico ¿Pero afecta el entendimiento si lo leen como en la publicación? No, para nada. De hecho, si empiezan leyendo los libros protagonizados por los hermanos Pevensie (los tres primeros del orden de publicación) podrán entender todo perfectamente y luego darle la explicación final. Se puede tomar como un spin off. El orden cronológico existe para ordenar los sucesos de las crónicas temporalmente (qué sorpresa), pero nada más. Es el que usa Destino para numerar sus ediciones.

  

Pero ahora toca hablar de la columna “Mi (des)orden”. Si le prestaron atención, habrán visto que hice una combinación de las otras dos columnas para leerlo. Como ya expliqué más arriba, seguí esta saga según lo que conseguía en el momento. Por suerte, no tuve ningún problema, porque lo que pasa en Narnia se queda en Narnia es perfectamente comprensible en lo temporal. El caballo y el muchacho es una historia que sucede entre El león, la bruja y el armario y El príncipe Caspian. Corté la cronología (y las aventuras de los Pevensie) con El sobrino del mago, que es muy, muy independiente. Así que todo este párrafo fue para decir que, a pesar del enredo que hice, no me sentí perdida. Ahora, si alguien arranca leyendo La última batalla… Suerte con eso. Creo, sin exagerar, que ese es el único libro que no se puede leer sin los otros.

Esta tapa es una belleza
Mi opinión sobre los libros es otra historia. Tengo una especie de relación amor-odio y aunque muchos digan que hay que leerlos con ojos inocentes, se ve que no entendí el mensaje. Y no siento culpa. Seguramente más adelante vaya publicando las reseñas y dedique una entrada con consejos para entender de qué se trata Las crónicas de Narnia, porque en algunos aspectos las películas se quedaron cortas.

Espero que esta entrada sirva para aquellos/as que quieran empezar a leer esta saga. Como habrán visto, hay varios modos de leerla y todo depende de una elección personal.

¿Ya leyeron esta saga o piensan hacerlo? ¿Les gustó? 

viernes, 6 de abril de 2018

#WomenPNL: "El eterno asombro", de Pearl S. Buck

Por fin pude escribir la reseña del libro que leí en febrero para este reto. Pearl S. Buck (Sydenstricker, de soltera) es una autora norteamericana que se destaca por sus descripciones de la vida en China, ya que ella misma vivió allí durante un tiempo. Luchó por muchas causas sociales, entre ellas, la igualdad de géneros. Es la autora de las novelas Viento del Este, viento del Oeste (1929) y La buena tierra (1931) y ganó el Nobel de Literatura en 1938. Lamentablemente, la novela que leí fue de publicación póstuma (después de la muerte de la escritora hubo muchos problemas con la herencia y se perdieron varios manuscritos) y no pude apreciarla demasiado por las razones que comento en la reseña. 


Título: El eterno asombro 

Título original: The Eternal Wonder

Autor: Pearl S. Buck (1892-1973)

Año de publicación: 2013 (el manuscrito es de 1973)

Traducción: Albert Fuentes Sánchez 

Calificación: 🌟🌟





Estoy casi acostumbrada a empezar a leer autores por el peor lugar, pero nunca me sentí tan literariamente estafada como en esta ocasión. Tal como comenté en un estado, opino que esta novela no debería haberse publicado porque se nota mucho que es el esqueleto de un libro y no uno ya terminado. Sin embargo, me pregunto: si el esbozo de la historia tiene esa base, ¿me hubiera gustado el libro después de sus correcciones correspondientes o se me haría más pesado de leer? Nunca lo sabré.

Esta es la historia de Rann Colfax, un niño superdotado de inteligencia que, a medida que crece, sufre problemas para encajar en el mundo y socializar. Esto ocasiona una tensión entre sus padres porque, mientras la madre se preocupa por la falta de amigos de Rann, el padre lo alienta a que siga su camino sin problemas. La escuela no sirve (siempre hay alguien que tiene ganas de dejar a los profesores como inútiles) y las relaciones sociales tampoco, porque la gente no comprende al muchacho. Así que una de las cosas que decide hacer después de un momento bisagra en su vida es viajar. 

Ya no hay mucho para contar: en este libro no pasa nada porque lo importante está en la esencia y en la escritura. Rann ingresa a la universidad siendo muy joven y luego la abandona tras una polémica que me dejó muy disgustada. SPOILER Un profesor con el que establece confianza y lo deslumbra abusa de él. Rann se enoja y cuando se lo cuenta a la madre ella justifica esa acción porque el profesor es homosexual y no tiene otra opción más que “amar” por la fuerza. Hay tantas cosas primitivas en el pensamiento de esta mujer que me dan ganas de patear cosas. FIN DEL SPOILER Lo que sigue es un recorrido por el mundo, un intento de “asombrarse” y captar todo lo que pueda de él, todo aquello que no está en los libros. Por supuesto, al ser un adolescente tiene un despertar sexual y ahí comprenderá que no todo pasa por el saber. SPOILER Uno de los que educa a Rann en esto es el padre, que en las explicaciones que le da en su niñez (todo es debatible en este libro) se olvida de las palabras “consentimiento” y “protección”. FIN DEL SPOILER Esto no aporta nada al análisis formal pero lo quería mencionar porque me quedó atragantado. Podría seguir este párrafo pero revelaría demasiado, ya que todos dicen unas cuantas cosas horribles y dignas de cavernícolas. Todos. 

Pearl S. Buck 
Los personajes de El eterno asombro parecen extraídos de un manual. Incluso cuando algunos quieren iniciar una conversación académica y filosófica hacen agua por todas partes y quedan chatos. Por supuesto, cualquiera que lea este libro notará que la educación intelectual de Rann está a cargo de los hombres y la amorosa, de las mujeres. Rann es un chico educado al que todo el mundo quiere cuando lo conoce, convirtiéndose en el copo de nieve especial de la historia. En realidad, no lo es. El personaje femenino que en la contratapa de este libro promete convertirse en EL personaje de la novela no lo hace. Sólo está ahí para decirle a Rann lo maravilloso que es. 

Es un libro que está bien escrito y tiene su encanto. Se nota el estilo de la autora pero sentí que le faltaba complejidad en las ocasiones que requerían más detalles y más profundidad psicológica. No estoy castigando a Buck, sólo estoy señalando que este libro hubiera sido mucho mejor en otras circunstancias. 

Mi experiencia fue un poco decepcionante pero no me rindo. El eterno asombro es una excepción y no seré yo quien juzgue la totalidad de la obra de una autora por un libro. La próxima vez será la vencida. 

martes, 3 de abril de 2018

Novedades del blog: iniciativa y nueva sección en marcha

Antes que nada, estoy lentísima con las visitas a los blogs e incluso con las respuestas a los comentarios que me dejan porque (como siempre, así que espero terminar de una buena vez) la universidad empezó con todo y ni el fin de semana largo pude descansar como corresponde. Si ven que ando media desaparecida no es porque me aburrí de Blogger, si no que no puedo conectarme con tanta frecuencia.

Quería anunciar algunas cosas que seguro vieron dar vueltas en los últimos días. Primero y principal, me sumé a la iniciativa Mapa de blogs argentinos creada por Florencia de Flor de tinta azul (pasen a chusmear su blog). Seguro vieron el banner que dejé en la barra lateral, con el link al sitio. Es este: 


Comento un poco de qué se trata: si viven en Argentina, pueden dejar un comentario con el link de sus blogs y aclarando la provincia en la que viven para que ella los ubique en un listado que funciona como un mapa. Y así los blogueros argentinos vamos a encontrarnos con más facilidad para apoyarnos mutuamente :) Tan fácil como eso. No le hice una página especial a la iniciativa porque la lista la lleva Florencia y suelo revisarla para ver qué blogs se sumaron.

Otra novedad es que me sumé a la red social de lectores Babelio, la cual desconocía (hasta febrero). En la barra lateral dejé mi perfil. Tengo unos cuantos "pero" que ponerle a este sitio de internet, pero funciona bien y a mí me permite mantener más ordenada la lista de libros que llevo en Goodreads ¿Cuál es la gran ventaja de Babelio? Los usuarios son hispanohablantes. O sea, si nos insultan por las reseñas negativas no tenemos que traducir, jaja.


El último anuncio tiene relación con algo que vengo rumiando desde que empecé mi blog (falta poco para que cumpla un año... wow) y a la que le estoy dando forma. Ustedes saben que estudio Letras, así que la lectura, para mí, es más que un hobbie. Es una obsesión que hace que leas, releas, pienses, teorices, analices, critiques, etc. Quiero hacer una sección que no va a ser tan frecuente como las demás porque requiere mucha investigación y elaboración (bueno, tal vez no tanta) en donde pueda hablar de temas más teóricos de literatura, focalizar en algún autor o dar alguna opinión. Por ejemplo, podría armar una entrada explicando qué es el romanticismo, algo que podría derivar luego en "Sugerencias a las 5" sobre libros románticos. Siempre de forma didáctica, ya que ese es mi estilo. Y tampoco puedo olvidar que esto es un blog y no una clase de Literatura. Fue lo primero que aclaré al publicar la primera entrada de "Clásico desorden" y así se va a mantener.

¿Qué les parece la idea?

viernes, 30 de marzo de 2018

"Hija de humo y hueso", de Laini Taylor (Hija de humo y hueso #1)

Título: Hija de humo y hueso

Título original: Daughter of Smoke and Bone

Serie: Hija de humo y hueso (Daughter of Smoke and Bone)

Autor: Laini Taylor (1971)

Año de publicación: 2011

Traducción: Monserrat Nieto

Calificación: 🌟🌟🌟🌟🌟

Composición de la serie:

2) Días de sangre y resplandor 

3) Sueños de dioses y monstruos 

Spin off: Night of Cake & Puppets (#2.5)


GENIAL. Esa es la palabra que le queda mejor. Hacia tiempo que no me sentía maravillada con un libro a medida que lo iba leyendo, pero Laini Taylor lo logró. Porque Daughter of Smoke & Bone no es uno de esos libros que se olvidan después de acomodarlos en la estantería. Hay miles de razones, así que voy a tratar de ser concisa. 

Lo primero que quiero destacar es la escritura de Taylor. Siempre que terminaba un libro YA encontraba que estaba mal escrito o que no me gustaba el estilo, pero este no fue el caso. Taylor no sólo escribe bien y se precipita en los momentos en que la acción lo requiere, sino que también tiene un estilo muy personal y distintivo. Y no sólo eso: fue capaz de elegir lugares poco usados en esta clase de historias e idiomas poco comunes para los nombres de sus personajes. Particularmente, las descripciones de Praga y Eretz me encantaron.

La originalidad de la historia es otra razón, más allá de todas las referencias a Romeo y Julieta que podemos encontrar y el hecho de que yo haya leído pocos libros de este género como para comparar. Una escuela de arte. Grupo de chicos que asustan turistas (nota: que Kaz se disfrazara de vampiro no me pareció una elección inocente, me reí mucho con eso). Bares extravagantes. Tráfico de deseos. Guerra entre quimeras y serafines ¿A quién se le hubiera ocurrido mezclar todo eso en un libro y armar un argumento tan fantástico? Por suerte, se le ocurrió a una persona con capacidad para contarlo. Taylor no proporciona información de golpe, la dosifica de una forma que genera intriga. 

Hablando de los personajes, hace mucho tiempo (desde Katniss Everdeen, para ser exacta) que no lograba congeniar con alguna protagonista. Karou me cayó bien. Es inteligente, creativa y buena persona, pero eso no quiere decir que no sepa defenderse y ser dura cuando lo necesita. No me pasó lo mismo con Madrigal. Akiva es demasiado perfecto (algo que me sonó a cliché), pero la personalidad dejó a un lado ese detalle. Todavía ando suspirando por el chal de colibríes- polilla, a pesar de que odie las cursilerías. Y dan ganas de que los secundarios se desarrollen más en la continuación, porque están bien definidos. Brimstone es mi preferido. No lo puedo evitar. Tal vez Zuzana sea la única que me pareció pesada, porque sale muy poco del estereotipo de “amiga protectora y celestina”. 

Algo más que quiero destacar: el hecho de que la historia de amor no tapara las cuestiones de fondo, como la lucha por la identidad, la guerra y la esperanza (uno de los conceptos repetidos hasta el cansancio), por ejemplo.

Resumiendo, Daughter of Smoke & Bone rompe los esquemas del amor y la guerra entre dos razas con una historia extraña y bien narrada, que dan ganas de leer la continuación. No es más de lo mismo.

Leído en 2013

viernes, 23 de marzo de 2018

"La hora de la estrella", de Clarice Lispector



Título: La hora de la estrella

Título original: A hora da estrela

Autor: Clarice Lispector (1920-1977)

Año de publicación: 1977

Traducción: Gonzalo Aguilar

Calificación: 🌟🌟🌟🌟🌟





Quedé fascinada con esta autora desde La bella y la bestia. Y si los cuentos de ese libro, cuya publicación fue póstuma, me introdujeron al extraño mundo de Clarice Lispector, La hora de la estrella terminó de convencerme y ahora quiero quedarme a vivir allí. Parece un mundo ordinario, en donde vemos vivencias ordinarias de gente ordinaria, pero hay algo que no lo es: la forma de contarlo. Lispector toma un hecho y lo trata de adentro hacia afuera, de modo que uno se cruza con pensamientos ajenos, profundos y superficiales.

La historia comienza con un escritor que está contando la historia de Macabea, una muchacha ingenua y algo exasperante que trabaja como dactilógrafa, es pobre y proviene del nordeste de Brasil, lo cual la hace un “bicho raro” en Río de Janeiro. Mientras el autor reflexiona sobre su propia creación, nos muestra las dificultades que surgen frente a Macabea y que ella no esquiva. Porque es una no- persona, no se percibe, no es. A todo esto hay que sumarle a un novio con aires de Napoleón Bonaparte, una compañera de trabajo que no le deseo a nadie y la posesión de una lamentable incapacidad para interpretar una simple conversación.

Es una novela de lo más curiosa, porque la voz del autor- personaje- narrador está todo el tiempo interviniendo y opinando (a veces bien, a veces mal) de Macabea y de su triste vida. También es bastante autorreferencial y hace girar la trama sobre sí mismo, algo que hace que el lector se olvide algunas veces de la muchacha. Y con razón, porque según él, Macabea “ni se daba cuenta de que vivía en una sociedad técnica donde ella era un tornillo del que se podía prescindir”. Sin piedad. Comentarios como estos abundan, y uno no sabe si debe odiar al narrador o darle la razón.

Lispector es una escritora maravillosa y me alegro de haber encontrado que alguien me empujara a leerla de una buena vez. Si bien en La bella y la bestia su escritura me pareció más fragmentaria, esta novela no pierde la identidad al ser más homogénea (los de La bella y la bestia son cuentos, así que era de esperar que los ritmos fueran distintos) e íntima. Además, Lispector también vivió en el nordeste (como Macabea) y utiliza la experiencia para contrastar dos regiones (en un sentido muy amplio de la palabra) que, al parecer, tienen pocas cosas en común. Y sé que las comparaciones son odiosas, pero me hizo acordar a Virginia Woolf en algunos puntos. No lo comento acusando una copia ni nada por el estilo, simplemente es una semejanza que se me cruzó por la cabeza mientras leía, porque a la vez las dos son muy diferentes.

Me atrevo a decir que La hora de la estrella no es lo mejor de esta autora porque espero más en sus otros trabajos. Me recomendaron muchísimos (todos, para ser sincera) y yo acepté encantada porque Lispector fue una sorpresa. Por lo pronto, recomendaría esta novela para cualquiera que quiera empezar a conocerla o que ya la conoció, sin distinciones. Yo ya la anoté entre mis próximas relecturas.