viernes, 13 de octubre de 2017

[Sugerencias] Cuentos clásicos de terror para una fecha clásica


“Y algunas novelas cortas coladas”, podría ser el subtítulo. Anteriormente dije que no miraba películas de terror. Sin embargo, nadie me quita la satisfacción de haber leído varios libros de este género en la infancia y poder elegir mis preferidos para recomendar, a la vez, autores clásicos poco nombrados. Así que sugiero seis cuentos (algunos hasta podrían ser una pequeña novela) de tres autoras y tres autores. Ladies first.     

💀 “El cuento de la vieja niñera”, Elizabeth Gaskell (The Old Nurse's Story, 1852)
Es la historia de una mujer que cuenta los acontecimientos extraños que vive junto a la pequeña que cuida en la casa de la señorita Furnivall. Todo empieza cuando escucha que por la noche alguien toca el órgano… y nadie se atreve a decir quién es. Gótico, hasta la médula.
Elizabeth Gaskell es una autora inglesa reconocida por la novela Norte y sur, pero ha escrito varios relatos de este estilo.

💀 “Una visita infernal”, Juana Manuela Gorriti (1876)
Consta de una hoja, está buenísimo y me pone orgullosa que la autora sea argentina. Es la historia de la extraña noche de bodas de una mujer a quien se le aparece… alguien. No se puede contar más, es demasiado corto. El final me dejó pensando.
Una curiosidad: esta autora también publicó un libro sobre cocina.

💀 “La sombra del rincón”, Mary Elizabeth Braddon (The Shadow in the Corner, 1879)
El susto que me llevé leyéndolo a mis 9 añitos es indescriptible. Trata de un hombre que vive en una casa con dos criados hasta que uno de ellos solicita tomar una criada más joven. El problema es que uno de los cuartos tiene una historia terrible… y ahí dormirá la chica nueva.
Braddon tiene muchos cuentos de horror y suelen ser muy originales. Otro que leí de ella es "El abrazo frío".

💀 “¿Fue un sueño?”, Guy de Maupassant (La morte, 1887)
Amo este cuento. Es muy corto y tiene una profundidad atroz. Un hombre está llorando en la tumba de su esposa y de repente cae en una ensoñación que le va a mostrar cosas que preferiría no ver.
Este autor francés es de mis preferidos y tiene unos cuantos textos de este estilo. Recomiendo El Horla.

💀 “La litera superior”, Francis Marion Crawford (The Upper Berth, 1894) 
Brisbane es un marinero que cuenta los sucesos que acontecieron mientras estaba en un buque. En el camarote que le toca empiezan a manifestarse fuerzas sobrenaturales difíciles de encasillar. Está muy bien narrado y transmite la sensación de encierro.
Crawford es un autor ítalo-norteamericano que conozco muy poco (nunca volví a toparme con un texto suyo) y que se dedicó al género de terror.

💀 “Vera”, Villiers de L’Isle- Adam (Vera, 1874) 
Recargado y muy angustiante. Se trata de las supuestas alucinaciones de un conde que acaba de perder a su esposa, Vera, y sigue su vida como si ella no hubiera muerto. Tiene un gran final, de esos que te instalan una duda, tal como hacen los cuentos fantásticos (terror y fantástico van casi siempre de la mano, según mi parecer). Está incluido en Cuentos crueles.
Villiers de L’Isle- Adam era un noble francés y "El intersigno" es otro de los cuentos que me gustan de él.


Dejo las fotos de los libros. Algunos son antologías y deben estar descatalogados pero hay que tener en cuenta que, independientemente, se pueden encontrar en internet (son textos viejos).  


¿Se llevan alguno anotado?

Nota sobre la sección: quería ponerle nombre a la sección porque probablemente sea lo que mejor se me da: hablar de libros que me gustaron. Le puse “a las 5” porque programo las entradas para que se publiquen a las 5 de la tarde (hora de Argentina). No es un nombre brillante, pero sirve. 

martes, 3 de octubre de 2017

"El papel pintado de amarillo", de Charlotte Perkins Gilman: porque ser mujer también es de terror

Empezó octubre y, un poco a tono con lo que implica Halloween, voy a estar subiendo reseñas y una entrada de recomendaciones a lo largo del mes. Porque, por más que no se festeje en todos lados, nadie nos priva de eso. No soy una persona que mire películas de terror (me asustan mucho y lo digo en serio), pero me encanta leer ese género siempre que puedo. Hoy presento uno de los que más me gustan y en el blog pueden encontrar (si quieren leerlas) mis reseñas de Drácula y Siempre hemos vivido en el castillo (que es más de suspenso que de terror, pero está buenísimo y no me importa, igual lo recomiendo). Feliz mes del terror para los fanáticos 💀


Título: El papel pintado de amarillo (o "El empapelado amarillo")

Título original: The Yellow Wallpaper 

Autor: Charlotte Perkins Gilman (1860- 1935)

Año de publicación: 1892

Traducción: Victoria Rosado Castillo*

Calificación: 🌟🌟🌟🌟🌟


No sé por qué tengo que escribir esto.
Yo no quiero.
No me siento capaz.
Y sé que John lo vería absurdo. Pero tengo
que decir lo que siento y pienso de una manera
o de otra... 

Perturbador. Muy perturbador. Me encantan los relatos que sugiriendo un poco dicen mucho y, si además están bien escritos y la historia atrapa, mejor. Para colmo, estuve husmeando en la vida de Charlotte Perkins Gilman y encontré una nueva autora de interés. Bingo.

The Yellow Wallpaper nos presenta a una protagonista sin nombre que narra su experiencia en una casa de verano, en donde vive durante unos días junto con su marido John porque ella sufre una depresión nerviosa. John, que es médico, le recomienda reposo y nada de trabajo, pero a falta de esto ella encuentra una obsesión: el horrible y maltratado empapelado amarillo de la habitación en donde duerme. Ella busca los diseños, las tramas, las interrupciones… y ahí empieza el problema.

Está escrito de una forma que envuelve al lector y lo incluye en la mente de la protagonista, un lugar del que uno quiere salir inmediatamente. Es exasperante. No es una crítica, sino un halago. Cuando la mujer describe el papel amarillo y cuenta el procedimiento de los diseños que va rescatando, además de comunicar que le tiene aversión y de contagiársela al lector, el descontrol empieza a hacerse presente en el relato y se precipita hacia los acontecimientos finales, que son tan confusos como aterradores (no es ningún spoiler: desde el primer párrafo ya se dilucida que esto no se trata de las vacaciones de una familia feliz). Y estos, dicho sea de paso, constituyen uno de los finales más impactantes con los que he tenido el placer de encontrarme. Lo leí tres veces: después de superar el desorden mental sufrí una especie de shock literario. 

Se me hace imposible dejar de lado el tratamiento médico al que la protagonista es sometida. Reconozco que ella tiene serios problemas y a veces hasta se vuelve irritante, pero es comprensible. Según John, un ser insoportable para mi gusto, su esposa necesita dejar de escribir por un tiempo y dedicarse a tareas tan “domésticas” como pasear por el jardín. Así que es muy interesante para analizar cómo la época victoriana cruzó el Atlántico y recluyó a muchas mujeres (enfermas o no) entre cuatro paredes. Prefiero evitar las comparaciones con las biografías de los autores, pero muchas veces no se puede ignorar que debajo de lo que se está leyendo hay algo personal, como un reclamo que no se puede hacer en voz alta o una ideología que respetar. Existen miles de lecturas para extraer de este relato y me fascinó, dos cosas que no siempre puedo congeniar.

En conclusión, el libro arrastra al lector y lo angustia con una historia un tanto tenebrosa y dinámica, pero no vacía de contenido. Es muy recomendable para aquellos que no teman quedar confundidos. Personalmente, después de terminarlo decidí que nunca en mi vida empapelaría una habitación de amarillo… Por las dudas.   

(*) No encontré la tapa de la traducción que leí

Leído en 2014

domingo, 24 de septiembre de 2017

"Nombre en clave: Verity", de Elizabeth Wein (Code Name: Verity #1)



Título: Nombre en clave: Verity 

Título original: Code Name: Verity

Serie: Nombre en clave: Verity (Code Name: Verity) 

Autor: Elizabeth Wein (1964)

Año de publicación: 2012

Traducción: Victoria Simó Perales

Calificación: 🌟🌟🌟🌟

Composición de la serie: 

0.5) The Pearl Thief 

                                                       2) Rose Under Fire 


Todo libro que esté ubicado temporal y/o espacialmente en la Segunda Guerra Mundial llama mi atención sin esfuerzos. El de Elizabeth Wein me interesaba por su premisa: la historia la cuenta una prisionera (a la cual le agregó el oficio de espía… y no es un detalle menor) que necesita revelarle ciertos datos a la SS si quiere vivir. Estaba esperando que me sorprendiera, pero se quedó en la mitad del camino. El estilo me hizo rechinar los dientes más de una vez y no pude congeniar las voces de los personajes con las acciones que llevaban a cabo. Advierto que será complicado hablar del libro en sí mismo porque mucho de lo que me gustaría señalar puede devenir en spoiler, así que seré anormalmente breve (disfruten mientras puedan) y hasta un poco críptica.

El libro simula ser un documento de una agente (cuyo nombre reservo porque me parece spoiler, así que la llamaré X) de Operaciones Especiales de Inglaterra que fue capturada en 1943 por la Gestapo en Francia y permanece secuestrada en un hotel que fue tomado por ellos. Tiene que confesar todo lo que sepa sobre la campaña bélica aliada y, por supuesto, la obligan a revelar claves y códigos que podrían serles de utilidad. Le ofrecen lápiz y papel y empieza a redactar la historia, que será leída- escuchada por el Hauptsturmführer Von Linden. No saben lo que me costó escribir esa palabra. 

Como ya dije, el planteo de base no está para nada mal. Cuando X empieza a narrar uno ya se forma la horrible situación en la cabeza y se pone de su parte inmediatamente. Ella derrocha cinismo y autosuficiencia, características que no suelen verse en protagonistas del género juvenil (o, al menos, no tan abiertamente). Sin embargo, eso no fue lo que me cayó mal, sino la constante sensación de que el personaje era de cartón, al igual que todos los demás. Fue incómodo. No tiene profundidad psicológica y sólo es un cuerpo relleno de habilidades útiles para su profesión que, de vez en cuando, intenta demostrar carácter escribiendo con mayúsculas. Con su amiga, Maddie Brodatt, sucede lo mismo. Me da mucha lástima porque atraviesan y soportan cosas espantosas y uno apenas se conmueve por lo que imagina que debe ser, no por la transmisión que le corresponde hacer al personaje. Los diálogos no siempre ayudan: parte del problema que observé es que hablan como si fueran menos maduras de lo que supuestamente son. Pueden estar en medio de una operación muy importante y la resuelven muy bien, pero a los pocos minutos abandonan la postura y parecen personas distintas. Me marearon. Por otro lado, los personajes masculinos no me gustaron: son maniqueos y creo que no están bien construidos. Jamie es la única excepción. 

Otro problema que detecté es que cuentan demasiado cuando es innecesario. Se tratan temas y se remiten a cosas que uno olvidó mientras leía, no agregan nada a la trama y se pierde tiempo relatándolas como si fueran importantes. Hay ciertos comentarios que evidencian que están ahí a propósito (sobre todo los referidos al trabajo de las mujeres), sólo porque son típicos de la época y uno sabe que pueden aparecer. No hay profundización y el libro no tiene una clara política de género, por más que las protagonistas sean chicas. 

Me gustaron, sin embargo, los problemas de traducción e identidad que se plantean. El libro es un crisol de idiomas (y es pésimo que la traductora del libro no haya agregado notas para aclarar las frases en francés y en alemán) y todo el tiempo se juega con lo que es y lo que parece que se está diciendo. Sabiendo que la protagonista es agente, es imposible no sospechar sobre la veracidad de los hechos, sobre sus historias, sobre su nombre y procedencia. Y el final, que tal vez arruina un poco el clima del libro y parece de película, tiene sus riesgos. Lo celebro. No era el que quería, no era el que esperaba (se puede pensar, pero no esperar), así que estuvo bien. Con respecto a los hechos históricos y los nombres de las instituciones militares, son correctos (me faltaría chequear los rangos jerárquicos y esas cosas). De todas formas, la autora se ataja en el epílogo y explica sus intenciones sobre la veracidad. Y creo que era fundamental plantear esa posición.   

Nombre en clave: Verity no es un libro malo. Simplemente, tiene errores en la trama y un estilo disruptivo que no ayuda a elaborar un texto homogéneo. La segunda parte es la peor y no sirven las excusas sobre la capacidad de escribir o no. Tal vez lo que más me decepcionó fue la poca emoción que se trasluce en el libro. No lo pude sentir, no lo pude captar. Según mi opinión, se le notan mucho los hilos. Y, como la narradora (y evado otro spoiler, qué difícil que es hablar de esto…) no tiene ni el tiempo ni las luces requeridas para poner en palabras el horror y la tristeza de esa época, no pude derramar lágrimas. Esa fue la mayor de mis penas. Lo recomiendo para aquellos que quieren leer un Young Adult lejano al romance, las distopías y lo paranormal. 

viernes, 15 de septiembre de 2017

Liebster Award

La de hoy es una entrada inusual porque… ¡nominaron a Clásico desorden! Para quien no esté muy enterado (porque hasta yo misma lo busqué hace un tiempo), los Liebster Awards son premios que se otorgan a blogs con menos de 200 seguidores. La idea es difundirlos. Por eso le agradezco mucho la nominación a Nazareth del blog Wonderland y ahora me toca responder sus preguntas. Al mismo tiempo, tengo que armar un cuestionario de 11 preguntas y nominar a 11 blogs, que serán debidamente notificados (qué serio que sonó…) en un comentario. Si no estoy mal informada, los mencionados tienen que hacer lo mismo que yo: agradecer, responder, preguntar y nominar a otros 11 (ojo, la cantidad se puede adaptar, así que no se preocupen si parecen muchos), además de pegar el banner de los premios en un gadget. Usé el rosa porque es el que le corresponde a los blogs nominados por primera vez.




En fin, estas son las preguntas que hizo Nazareth para que las respondan sus nominados:

1. ¿Cómo prefieres leer: libros físicos, digitales o ambos?
Prefiero los libros físicos por razones difíciles de explicar, pero poco a poco me voy amigando con los digitales. 

2. ¿Cuál es el peor libro que has leído en tu vida?
Fifty Shades of Grey, de E. L. James (sí, lo leí). De acá a Plutón. 

3. ¿Qué adaptaciones de un libro al cine te hicieron maravillarte y cuál te hizo llorar por mala?
No tengo una adaptación preferida, pero me gustó mucho En llamas, la segunda parte de Los juegos del hambre. Por mala, la que me hizo llorar como si hubieran rociado el libro con ácido fue Vampire Academy. Necesita un reboot (con elenco nuevo) urgente. 

4. Si pudieras vivir en el universo de algún libro que hayas leído, ¿cuál elegirías?
En el universo de Harry Potter. Me hubiera encantado tener un giratiempos, ir a un colegio exigente (y estaría en Hufflepuff, obvio), que caiga nieve del techo, volar en hipogrifos… Eso sí, a Voldemort y los Mortífagos los quiero lejos.  

5. Si tuvieras que cambiar vida con un personaje, ¿a quién elegirías?
La mayoría de los personajes que conozco la pasan pésimo, ¿se puede saltear esta pregunta? ¿No? Bueno, cambiaría de vida con Sherlock Holmes, pero probablemente nadie me contrataría para resolver misterios si mantuviera el género femenino. En esa época las mujeres no podíamos hacer nada, sólo lo de siempre. 

6. ¿Lees fanfiction?
No.

7. ¿Con qué personaje te sientes identificado?
Me siento identificada con Mary Bennet, de Orgullo y prejuicio, de Jane Austen. Siempre está en los márgenes, lee mucho y nadie le presta atención, como me pasa a mí. 

8. ¿Qué libro ha tenido el mayor impacto en tu vida?
Cuentos fantásticos argentinos I, una compilación hecha por Nicolás Cocaro. Tiene cuentos de Jorge Luis Borges, Silvina Ocampo, Leopoldo Lugones... Ese fue el que me hizo pensar “ok, nunca voy a dejar de leer, necesito más de esto”. Y quería ese nivel de dificultad, no otro. 

9. ¿Cuál es tu lugar favorito para leer?
El tren. Adoro leer en el viaje. Creo que es gracias a la continuidad del recorrido, en otro medio de transporte no me siento tan tranquila y no me concentro. 

10. ¿Cuál es el primer libro que recuerdas haber leído de niño?
Era un libro gigante de cuentos infantiles e incluía “La Bella y la Bestia”, “Caperucita Roja”, “Hansel y Gretel” y “Los tres chanchitos”, si mal no recuerdo. 

11. ¿Escuchas música cuando lees? ¿De qué tipo?
Mmm últimamente, no. Antes lo hacía (escuchaba rock y pop mientras leía), pero perdí la costumbre. Por lo general me pongo a cantar y me distraigo. 

Estos son los blogs nominados por mí:

Con tinta y letras
La Letra como Alimento
Lady Alice
Leyendo con Mar
Mundo de Libros Argentina
Prisionera de libros
Renace de sus cenizas
SOY GENTE DE LIBROS
The Bibliophile
Wandering book-reader
Worlds To Dream

Y estas son las preguntas que tendrán que contestar:

1. ¿Clásico preferido?
2. ¿Algún libro preferido que no sea una ficción?
3. ¿Qué género dejaste de leer porque te aburrió o ya no te llama la atención?
4. ¿Cuáles son los cinco libros que te llevarías a una isla desierta y sin biblioteca, sabiendo que son los únicos que podrás releer?
5. ¿Qué libro ambientado en otra época (pasada o futura) elegirías para formar parte de la historia?
6. ¿Qué libro te gustaría que tuviera una adaptación cinematográfica o una serie?
7. ¿Alguna cita/ frase favorita de un libro?
8. ¿Saga o autoconclusivo? ¿Por qué?
9. ¿Cómo surgió el nombre de tu blog?
10. ¿Cuál es el motivo principal por el que creaste el blog?
11. ¿Cuáles son las entradas que más disfrutás escribir y cuáles son las que te gustan leer en otros blogs (si es que no coinciden)?
 
No sé si la nominación es vinculante. Soy fan del libre albedrío y cada uno podría decidir si desea participar o no. A mí me pareció divertido y ayuda al blog nominado. Espero que les gusten las preguntas y voy a estar chusmeando si las responden, jeje. Me pueden avisar en esta misma entrada.


viernes, 8 de septiembre de 2017

[Colección de citas] Tema de hoy: mujeres


No sé si haré de esto una sección recurrente en el blog. Todavía me estoy acostumbrando a ciertas cosas y no sé por qué le puse un cartelito... pero me entretuvo. Moví algunas cosas de lugar porque no me convencían, cambié colores y escucho voces que me gritan "novata" 😃 En fin, me pareció divertido y hasta desafiante reunir citas con una temática específica. Llevo una libreta en donde las anoto y sabía a conciencia que muchas de las frases son sobre mujeres en la literatura. A continuación dejo cinco citas de libros diferentes en donde algunos personajes o la misma narración se encargan de ilustrar X situación vista desde la condición de mujer. Creo que la elección es bastante surtida. No hay  spoilers

 Medea, personaje femenino y polémico de la tragedia griega con el mismo nombre:
“Y dicen que vivimos en casa una existencia/ segura mientras ellos con la lanza combaten/ mas sin razón: tres veces formar con el escudo/ preferiría yo antes que parir una sola”.
(Medea, Eurípides, vv. 248- 251). 
 Sobre Fermina Daza, personaje principal de la novela y casada con un hombre al que no ama lo suficiente:
“Siempre se sintió viviendo una vida prestada por el esposo: soberana absoluta de un vasto imperio de felicidad edificado por él y sólo para él”.
(El amor en los tiempos del cólera, Gabriel García Márquez, p. 289)
 Virginia Woolf, sobre la hermana de William Shakespeare que inventa ella misma para ejemplificar la falta de oportunidades y a la cual bautiza como Judith: 
“Entretanto, su dotadísima hermana, supongamos, se quedó en casa. Tenía el mismo espíritu de aventura, la misma imaginación, la misma ansia de ver el mundo que él. Pero no la mandaron a la escuela. No tuvo oportunidad de aprender la gramática ni la lógica, ya no digamos de leer a Horacio ni a Virgilio. De vez en cuando cogía un libro, uno de su hermano quizás, y leía unas cuantas páginas. Pero entonces entraban sus padres y le decían que se zurciera las medias o vigilara el guisado y no perdiera el tiempo con libros y papeles”.
(Una habitación propia, Virginia Woolf, p. 36) 
 Margarita Gautier, el interesante personaje de La dama de las camelias, sobre las mujeres que ofician de amantes: 
“[…] nos temen como a bestias feroces, y nos desprecia el mundo como a parias; nos vemos siempre rodeadas de gente que nos quitan más que nos dan, y el día menos pensado morimos como perros, después de haber perdido a los demás y a nosotras mismas”.
(La dama de las camelias, Alexander Dumas hijo, p. 141) 
 Gemma Doyle, en el tercer libro de la saga juvenil que lleva su mismo nombre (aunque en español es El círculo secreto), sobre las mujeres a finales del XIX y podría estar hablando de todos los siglos, incluyendo el actual: 
“¿Por qué [las mujeres] nos vigilamos tan severamente, minándonos las unas a las otras con comentarios mordaces o reprimiéndonos ante la grandeza de las cosas con un arnés de miedo, vergüenza y deseo?”.
(Dulce y lejano, Libba Bray) 

Los números de las páginas corresponden a estas ediciones. No dejé el número de página de Dulce y lejano por las dudas, por si sugiere spoiler. El caso de Medea es especial porque se ubica mejor por número de verso que por página, así que se debería encontrar en cualquier lado. Todavía no publiqué las reseñas de estos libros, pero lo haré algún día (si hay alguno en particular que interese, escucho).



Y ahora hago preguntas porque soy curiosa ¿Les gustaron? ¿Tienen alguna frase preferida relacionada con el tema?